¿Esta época no te parece que todo se acelera? Sin darte cuenta estás corriendo por los cierres, trabajos y también las cenas y compromisos sociales. ¡Es una locura!

Por eso trato de encontrar un rato para mi, tomar un café o justo antes de que se despierten en mi casa para hacer este ejercicio. Ya es el tercer año que lo hago y lo disfruto mucho así que quise compartirlo con vos.

Primero, ¿porqué hacer algún tipo de ejercicio de reflexión del año?

Básicamente, o por lo menos lo que me pasa a mi, es que uno siempre tiene la sensación inmediata de cómo te fue en el año en función a cómo te sentís acá y ahora. Entonces si venís teniendo un diciembre “difícil”, tu año es “difícil”. Pero la verdad es que el año tiene muchos otros momentos y si bien vos ahora podés estar pasando unos días estresados, o angustiados, ¿todo el resto, también fue así?

Tomarse unos minutos para pensar te da perspectiva y te aseguro que aunque tengas un “ahora” medio malo, depre o bajón vas a ver que el año no fue así.

¿Qué tengo que hacer?

Muy fácil. Tomarte un café (capuccino en mi caso 🙂 Agarrar un anotador y contestar estas preguntas…

1. ¿Qué aprendí este año? – Pensar en términos de aprendizajes y no errores o problemas.
2. ¿Cuáles fueron los fracasos? – Acá si, despachate de lo lindo.
3. ¿Cuáles fueron los éxitos? – Acá también, poné tus goles, de seguro tenés alguno.
4. ¿A quién me gustaría agradecer? – Importante! Y si podés, contales.
5. ¿Qué me gustaría hacer más? – Clave para pensar el nuevo año
6. ¿Qué me gustaría dejar de hacer? – Clave 2 para pensar el nuevo año
7. ¿Qué pasó en este año? – Los hechos. Para que la memoria no nos juegue una mala pasada.

En este video te explico todo en detalle y te cuento mis metas para el 2017…

Hacelo y después contame cómo te fue.

¡Felicidades!

marina

Comments